Recetas para una Navidad ligera (¡y deliciosa!)

Los atracones en Navidad están a la orden del día y comienzan cada vez más pronto. Entre las comidas de empresa a mediados de diciembre, las cenas con amigos, meriendas con los niños cuando comienzan sus vacaciones y picoteos improvisados, cuando llega la Noche Buena es muy probable que ya estés al borde del empacho.

Nuestra recomendación es que, los días en los que no tengas ninguna comida oficial, trates de equilibrar comiendo más ligero y limpio. Estas son fechas dadas a los excesos, se bebe mucho, se come aún más y el atracón de azúcar es único durante el año. Para ayudarte, hemos preparado un menú saludable que te dará ideas y le dará una tregua a tu saturado sistema digestivo. ¡Anota!

 

Desayuno invernal rico en Fibra: 

Nada como una compota de manzana para calmar el estómago. Pela al menos 2 kilos de manzanas (luego se queda en nada) y córtalas en lascas finas. Ponlas a cocer durante 30 minutos a fuego lento/medio en una olla con apenas dos dedos de agua o de zumo de uva, añade una pizca de sal gruesa para levantar el dulzor y unas ramitas de canela.

Una vez lista, déjala enfriar y guárdala en un bote grande en la nevera. ¡Tendrás compota para toda semana!

En los desayunos combina de maravilla con yogur de leche de coco o cualquier otro yogur, topping de frutos secos al gusto y copos de avena.

 

 

Almuerzo Vegetariano:

La parmigiana de berenjena es una alternativa ligera y sabrosa que gusta a todo el mundo. Necesitas:

2 Berenjenas, 2 bolas de mozzarella fresca, 80g de queso Parmesano, hacer una fritura de tomate casera o tomate frito en conserva, albahaca seca, aceite de oliva virgen y sal.

Corta las berenjenas en rodajas, disponlas en la bandeja del horno previamente forrada con papel metálico; añade un chorro de aceite de oliva, la albahaca y sal al gusto. Hornéalas durante 20 minutos a una temperatura de 200ºC.

Una vez horneadas, prepara otro recipiente más hondo que pueda meterse en el horno y comienza a montar una capa de berenjenas, tomate y después mozzarella, así hasta hacer una estructura similar a un pastel que tendrá como última capa el queso. Vuelve a meter todo en el horno y deja gratinar durante 10 minutos más.

Acompaña este plato con una sencilla ensalada de rúcola y canónigos aliñada con cítricos. ¡Listo!

 

 

Cena nórdica:

Las cenas son lo más copioso de la Navidad y lo que peor nos sienta. Para contrarrestar, lo ideal es cenar solo una crema o un puré. Nuestra receta favorita es la crema de calabaza con jengibre, ingredientes que tienen un efecto antiinflamatorio, son increíblemente sabrosos y aportan además muchas vitaminas necesarias para estar sanos en invierno.

Sofríe 2 cebollas moradas en aceite de oliva virgen, corta una calabaza entera y 3 patatas medianas. Añade dos o tres rodajas de jengibre, dependerá de si te gusta o no el toque picante, sal al gusto y cuece la verdura durante 30 minutos a fuego medio/alto. Una vez cocida, tritúralo todo hasta conseguir una mezcla cremosa y homogénea.

Sirve la crema con topping de perejil o cebollino, cebolleta cortada y frutos secos, ¡te sorprenderá! Y si crees que vas a quedarte con hambre, acompaña con una tostada de pan de centeno, salmón y un toque de eneldo.

 

 

 

 

 

 

 

Leave a comment