Tres métodos infalibles para combatir el dolor de espalda

Nos duele la espalda incluso desde niños, a muy temprana edad implantamos el hábito (poco sano) de pasar entre siete y ocho horas sentados en pupitres. Más tarde, institutos y universidades se convierten en la antesala del puesto de trabajo rematando el descalabre postural.

Hace falta mucho ejercicio para compensar la falta de movilidad que acusamos en la vida diaria. Fomentar los trayectos caminando es una buena manera de empezar, también he comentado en un artículo anterior que las visitas frecuentes al fisioterapeuta son un modo de mantenimiento y prevención de molestias, pero aún se puede mejorar. Descubre las tres disciplinas físicas más adecuadas para fortalecer la espalda y proteger la columna.

 

 

La natación es el deporte estrella a la hora de abordar problemas de espalda siendo adecuado a cualquier edad y adaptable a casi cualquier condición de columna, salvo en momentos de crisis aguda como una lumbalgia, en el que se recomienda reposo absoluto durante unos días. Esto es aplicable a cualquier deporte.

Nadando, movemos toda la musculatura del cuerpo sin impacto, mejoramos la capacidad respiratoria, hacemos cardio y soltamos tensión emocional, es la magia que tiene estar en contacto con el agua.

Lo ideal es acudir a clases para aprender una buena técnica y escoger el estilo que más beneficie. Por lo general, nadar a espalda suele ser lo mejor ya que la columna se mantiene recta.

También es un deporte muy recomendado durante el embarazo ya que aligera el peso corporal dando a la futura mamá un respiro en la carga lumbar, sensación de ligereza, libertad y a la vez le ayuda a fortalecerse.

 

 

El Pilates es una gimnasia precisa y eficaz cuyo énfasis se pone en el núcleo del cuerpo, el trabajo abdominal. En paralelo, se ejercitan todos los músculos que rodean, desde los oblicuos, la parte inferior de la espalda, la parte interna y externa del muslo, los glúteos, etc desarrollando fuerza, flexibilidad, resistencia muscular, coordinación y equilibrio, lo que se considera la base de una buena postura.

Trabajando el cuerpo lentamente y con rigor la probabilidad de desarrollar lesiones es mucho menor que con otras formas de ejercicio. Es una disciplina que propone múltiples progresiones y variantes por lo que es difícil aburrirse en las clases.

 

 

El Yoga es un antiguo método de salud integral desarrollado en India y que hoy por hoy forma parte del ABC en el cuidado del cuerpo y de la espalda. Es muy importante acudir a una escuela que ofrezca distintos estilos y niveles para asegurarnos dar con el adecuado.

Si padeces de molestias frecuentes o tienes diagnóstico de protusión o hernia, los estilos más apropiados son los “Yogas restaurativos”: Hatha, Yin Yoga, e Iyengar. Todos tienen en común una ejecución lenta que fomenta el aprendizaje de la postura correcta a la vez que la postura normal mejora enormemente, fortalecimiento de los músculos de la espalda, se trabaja la tan necesaria flexibilidad (que no requisito) y se obtiene el beneficio extra del trabajo control mental, inherente a esta disciplina.

Sea cual sea el método deportivo que escojas, recuerda informar a tu instructor de tus síntomas, comunícate para recibir la mejor guía posible y disfruta de un tiempo solo para ti, ese es el mayor beneficio.

En The Holistic Concept basamos nuestros ejercicios en Yoga y Pilates, técnicas ampliamente validadas como métodos complementarios en el cuidado y la prevención de la salud.

«Descubre The Holistic Concept App y comienza a cuidarte dentro y fuera del trabajo. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.”

Leave a comment