Vuelta a la rutina

Llegó Septiembre y con él esa inquietud que nos genera saber que todo se pone en marcha otra vez. Estamos tan ocupados que la tarea de equilibrar nuestra parcela profesional y la vida personal se nos hace aún más cuesta arriba después de unos días de descanso, además de las exigencias añadidas como querer cuidarnos, comer bien, hacer deporte y tener ocio. Y es que este mes tiene truco, porque hasta el 21 el verano aún se deja sentir y para la mayoría las vacaciones han quedado ya en una nebulosa. A cuenta gotas, el otoño se va aproximando y retomamos también el temido estrés.

 

 

Nosotros queremos ayudarte a hacer una transición más amable, llevadera y consciente. Súbete al tren y acompáñanos en un viaje cuyo objetivo es dar una pincelada de inspiración e ideas prácticas para mejorar tu calidad de vida.

Llegamos de las vacaciones y la ciudad nos recibe con el mismo bullicio, el ritmo frenético de la sociedad exigiendo el cien por cien, los colegios pronto estarán en marcha, vuelta a la vida cotidiana y parece que, cuando el cuerpo ya se integró de nuevo sin apenas darse cuenta, la mente sigue aún de camino tratando de ajustar el brusco cambio de escenario.

 

 

Si lo miramos desde otro ángulo, la vuelta de las vacaciones también es una oportunidad para retomar aquellas pautas que nos ayudan a crear un “espacio de recarga personal”. Es momento de restituir el orden y la disciplina.

Tómate un minuto para pensar… ¿qué te ayuda a alcanzar esos objetivos? ¿hacer deporte, ir a clases de baile, de cocina, salir a correr, dar paseos con tu perro? La fórmula es abierta y flexible, consiste sobre todo en que te funcione a ti.

Estos días te proponemos hacer un sencillo ejercicio de auto observación para marcarte una meta asequible y alcanzable. Adquiere el compromiso con gusto y optimismo, ¿recuerdas las ganas y la excitación con las que comenzabas el cole cada año de pequeño porque querías volver a ver a tus amigos? ¡esa es la actitud!

Despídete del verano y saluda a la ciudad, a tu trabajo y a tu rutina con una sonrisa y la vitalidad renovada que te ha proporcionado disfrutar unos días de recreo. Verás cómo el cambio de enfoque te proporciona el empujón necesario para generar tiempo propio y un espacio en el que tu cuerpo y tu mente volverán a conectar y a alinearse estés donde estés.

Leave a comment